sábado, 20 de junio de 2015

Cómo pasear un perro (o can)

Hola gente bella. Después de unas largas e inmerecidas, mejor dicho re merecidas vacaciones en lugares carísimos que no podria ubicar en el mapa, vuelvo con mi columna de conocimientos prácticos para aplicar en el hogar y en la vida misma.
Hoy vamos a abordar la dificil tarea de pasear un perro o can.
1- Lo primero, el punto inicial y básico es tener o conseguir un perro o can. Si, ya sé, me van a decir que es dificil y por supuesto que lo es. De ahí el refrán "que no te metan el perro". Me van a preguntar cómo hacemos para saber si realmente es un perro. Hay tantas criaturitas de dios que andan en cuatro patitas, moviendo la cola y ladrando, ¿no? Para mi lo esencial para identificarlos correctamente es que comen huesitos. Acordate, si el animal cuadrúpedo come huesos casi seguro es perro. 
2- Bueno, supongamos que ya estás seguro o segura de que tenés un perro: el segundo paso es tomar una correa y atártela alrededor del cuello. Según me explicaron es para que no te pierdas. Ay, no perdón! Acá me dice mi hijita que es para que no se pierda el perro y que va alrededor de su cuello. Aparentemente la otra punta la sostiene uno. 
3- Una vez que la correa está correctamente puesta podés salir a pasear. Te aclaro que si hay paparazzis mejor, quedan muy lindas esas fotos en las que paseo con una cartera Luis Guillón y un perrito y alguno de mis chiquitos. ¿Por dónde ir? Por donde el perro o can quiera. Le preguntas o seguis su instinto y caminás hasta que no sepas dónde estás y entonces ahí tratás de volver. 

Un consejo importante es salir con bozal, bañado y desparasitado. Igual esta info te la completo después porque Mauri no está y no estoy muy segura si es el perro o uno el que tiene que salir asi. Prometo estudiarlo bien y despues te lo aclaro. 
Espero haberlas y haberlos desPERRADO o desasnado

Love, love, love,
Wanda